Leil-Zahra Mortada

making noise, and more noise

La Doble Revolución Siria y la Doble Impotencia de lxs Euro-Izquierdistas

traducido desde el inglés por Elena Cal AtanElisa Marvena Sanz

Desde los comienzos de la Revolución siria, muchas redes y grupos radicales de izquierda, tanto a nivel internacional como local, en Europa y por todo el mundo, se han enzarzado en un acalorado debate sobre si debían o no apoyar la revolución, sobre si era una revolución o una conspiración imperialista. El argumento europeo contra la revolución presenta un enfoque bastante revelador y distintivo respecto al resto del mundo. No se limitaba a la pretensión habitual de que el régimen de el Asad es uno de los últimos bastiones del anti-imperialismo. Esta afirmación ha perdido peso en Europa tras la agravación de los crímenes del régimen, acompañada de pruebas fehacientes sobre su brutalidad que continuamente llegan desde Siria. Muchxs dentro de la izquierda europea manifiestan una y otra vez que no apoyarán lo que sucede en Siria mientras no encuentren fuerzas revolucionarias dignas de su apoyo. La diferencia en este enfoque es que niega la existencia de una tercera opción que sea “revolucionaria” y proponga una alternativa tanto al régimen de el Asad como a las milicias islamistas. Este enfoque es no sólo problemático por su privilegiada indolencia al no hacer el esfuerzo necesario en aras de encontrar estas redes en Siria, sino también por sus prejuicios eurocéntricos sobre lo que sería un “futuro mejor” para el pueblo sirio. Es la banal dicotomía cliché de lo secular vs. lo islámico, algo que recuerda mucho al “Choque de Civilizaciones” de Huntington. También se advierte cierto paternalismo condescendiente sobre quien es digno de pedir el fin de un régimen terrorista determinado y quién no. Es un planteamiento muy peligroso. Refleja claramente una doble moral en los presuntos objetivos de la izquierda radical, una doble moral repugnante. Cualquier pueblo, estemos o no de acuerdo con él, que viva bajo un régimen tan opresivo y violento, tiene derecho a derrocarlo. Tengan o no un plan que se adecue a nuestras aspiraciones sobre lo que haya de venir después, están en todo su derecho y es su propia elección el rebelarse. Podemos ser críticxs y estar activamente en contra de su agenda, pero nunca deberíamos justificar o blanquear los crímenes que el régimen perpetra contra ellxs. Negarse a apoyar determinadas acciones o grupos anti-régimen que no coincidan con nuestras políticas es necesario e importante, pero no debe confundirse con apoyar a las fuerzas del régimen o socavar los esfuerzos rebeldes de otros grupos o individuos. Esto no es sólo preocupante en lo que se refiere a Siria. Es una clara llamada a la reflexión sobre la mentalidad y enfoque de gran parte de la izquierda europea. A este respecto, se necesita un debate urgente. La definición estrictamente eurocéntrica del mundo, de la política e incluso de la propia revolución. La izquierda europea ha hecho de la Revolución una marca. La ha puesto bajo copyright europeo, otorgado a algunxs y negado a otrxs. Se da y puede ser retirado. ¡Ay de nosotrxs!

YarmoukTras más de 170 días de asedio a Yarmuk, campo de refugiadxs palestinxs en Siria, y las más de 30 personas asesinadas allí por las fuerzas del régimen con el arma de la inanición, la credibilidad de Asad como líder pro-palestino se ha derrumbado. Ya no es fácil justificar sus crímenes contra Yarmuk, ni pintarlo como un hada madrina amante de Palestina. A la gente se le hizo cada vez más difícil mirar hacia otro lado. El enfoque humanitario fue ganando terreno a la agenda revolucionaria. Mientras Yarmuk sufría prolongadamente y sus residentes rebeldes se unían a la revolución en sus primeras etapas, fue necesaria el hambre y la típica postal mostrando niñxs moribundxs para conseguir la atención del mundo; especialmente el mundo de las redes de solidaridad pro-Palestina en Europa y más allá. La hambruna no puede justificarse como una bomba que, supuestamente, tomó un curso equivocado, ni puede achacarse a determinadas milicias anti-régimen. ¡Ya no es sencillo mantener los ojos cerrados! Aunque sólo haya minado uno de los argumentos de Asad en sus relaciones internacionales, aún no ha provocado la reacción necesaria. Lxs refugiadxs palestinxs en el campo de Yarmuk, como muchxs sirixs, se están muriendo de hambre. El régimen utiliza la hambruna como arma. ¿Está claro? ¡Ahora es necesario actuar!

La negación de vacunas y medicamentos vitales también se está utilizando como un arma. Por ejemplo, las vacunas contra la polio se deniegan  o dan en cantidades muy inferiores a las necesitadas en zonas fuera del control del régimen. No se trata de un activismo estilo UNICEF de niñxs enfermxs en una postal, como afirman algunxs. Tampoco de que la Organización Mundial de la Salud se tome sus responsabilidades y deberes en serio, además de usar los fondos de los que dispone. Esto no es más que otra prueba, al igual que el asunto de lxs refugiadxs, de la corrupción de los organismos internacionales de “ayuda humanitaria”. Por la cantidad de dinero gastado y por los protocolos diplomáticos y burocráticos que se respetan más que la vida misma. La salud se está utilizando como un arma, como una medida represiva que está destruyendo la vida de muchxs y que muy probablemente dejará impactos devastadores para toda la vida. Existe la obligación revolucionaria de ponerle fin y de actuar cuanto antes. No se diferencia en absoluto de la lucha contra una instalación de energía nuclear o una multinacional que pone en peligro la vida de muchxs y la de futuras generaciones, excepto tal vez por su apremiante urgencia.

En gran medida, el argumento de la izquierda europea contra la revolución exigía de lxs sirixs una prueba de ser dignxs de apoyo, pidiéndoles que demostrasen ser “lo suficientemente revolucionarixs”. Tal vez nunca se enunció tan bruscamente, pero es eso en esencia. Nunca era suficiente que haya gente muriendo, así como miles en campos de detención; nunca era suficiente que la población se haya visto obligada a un éxodo criminal o que haya sido privada de las necesidades básicas. La Izquierda Europea quería sus “revolucionarios”. Negaron continuamente la presencia de cualquier fuerza significativa que luchase contra el régimen y que supusiese una opción diferente al fundamentalismo religioso.

1598923_583234508436660_592109190_o

“La revolución siria no es para generar ignorancia y dictadura. Lxs sirixs aspiran a vivir feliz en harmonía y paz.” Desde la ciudad rebelde de Kafranbel, que se hizo famosa por sus pancartas revolucionarias y los mensajes que llegan de allí.

Ahora llegan noticias impactantes a nivel internacional sobre el secuestro de activistas sirixs por parte de fuerzas islamistas. Ya no se puede ocultar la división entre los milicianos islamistas y los grupos revolucionarios en el campo anti-Asad. Esta división deja bien claro que hay voces que están luchando contra ambos, que hay personas que son una amenaza tanto para Asad como para los islamistas. Las amenazas, ahora convertidas en ataques, de los islamistas contra muchxs activistas en el campo anti-Assad, socavan el binario simplista de Asad vs. islamistas. La “tercera opción” ha pagado muy caro el estar bajo los focos, poniendo sus vidas bajo amenaza. Recientemente se han intensificado las voces de los comités locales y de las redes de base para denunciar tanto al régimen de Asad como a los islamistas que intentan secuestrar la revolución. Ahora es mucho más difícil ignorarlas y marginarlas, por no decir negar su existencia y ver en el horizonte sólo a las milicias de Al-Qaeda.

Ya tienen nombres y sus fotos están circulando por Internet, activistas que están detenidxs o secuestradxs por el régimen o por los islamistas. Las notas de prensa y comunicados de organizaciones de base en relación con estas detenciones/secuestros y las violaciones tanto del régimen como de los islamistas están disponibles, y están traducidas o a la espera de traducción (pista pista). Siempre se invita a la Izquierda Europea a dar difusión a estas redes y a comunicarse con ellas. Es una oportunidad para conocerlas, escuchar sus historias y lo que tienen que decir… ¡y luego decidir! Una vez más, lxs sirixs no tienen el deber ni la obligación de dar explicaciones al mundo. Ya tienen bastante que hacer, pues dirigen una doble revolución. Una revolución contra el régimen de Asad, y una revolución contra los islamistas que intentan tomar el relevo. Una revolución para derrocar un régimen, y una revolución para luchar contra otro régimen represivo que se está gestando. Una revolución doble con todo lo que ello conlleva: el luchar contra el asedio, la carencia de necesidades básicas, sus heridxs, refugiadxs, bombas, milicias armadas, detenciones, torturas, secuestros, falta de libertad de movimiento, represión de las libertades, tanto en las zonas del régimen como en las controladas por los islamistas, desesperación… etc. Personas que no sólo tienen que preocuparse por lo que está sucediendo en Siria y en sus propias vidas, sino también cargar con el peso de lo que está sucediendo a lxs refugiadxs sirixs en todas partes. ¡Al pueblo sirio no sólo se le asesina en Siria! Están siendo devastadxs, a veces hasta la muerte, en Jordania y en Egipto, perseguidxs en el Líbano, ahogándose en las costas de Italia y Grecia, y sufriendo en las fronteras de Marruecos con el Estado español.

1490850_583238858436225_1949285223_o

Desde la ciudad rebelde de Kafranbel, los alienígenas que amenazan la revolución: el régimen de Asad y las milicias islamistas, o lo que se conoce como ISIS – El Estado Islámico en Irak y el Levante (Sham)

Aquí tenéis la prueba, firmada con informes de detenciones y noticias de secuestros. Aquí tenéis la lista de nombres para vuestro espectáculo de talento revolucionario. Aquí están los revolucionarios denunciando y criticando tanto a Asad como a los fundamentalistas religiosos. Estas son las personas que afirmasteis una y otra vez que no existen, los ataques que ahora sufren les han dado a conocer más ampliamente. Ya no podéis ocultaros en vuestra debilidad afirmando que no hay nadie con quien hablar ni nadie con quien trabajar. ¡No es que este fútil pretexto se tuviera en pie en algún momento! Incluso si esto no fuese una revolución, si fuese “sólo una guerra civil”, quedaría aún mucho por hacer. Incluso si fuese “sólo una cuestión siria”, algo “que tienen que resolver entre ellxs”, todavía queda mucho por hacer. Lxs sirixs se encuentran en las fronteras de Europa. Lxs sirixs están arrastrando a sus heridxs y esperando mientras estos se desangran en las fronteras de Europa. La última no es un intento de frase poética. ¡Es la cruda realidad! Hay familias sirias con lxs heridxs a la espera de acceder a Europa que presentan, literalmente, heridas abiertas y sangrantes, que requieren atención médica urgente. Sirixs que están muriendo de frío en los campos de refugiadxs, mientras las agencias de ayuda internacional organizan conferencias interminables y los gobiernos hacen maniobras inútiles de relaciones públicas, una tras otra. Esto no es “asunto de Siria”, se trata de la Fortaleza Europa y el Norte dominante en su apogeo. Ya no se trata sólo de Siria, se trata del sistema que repetidamente pretendemos combatir.

Hay tanto por hacer. Y no estamos hablando de caridad, ni de la corrupta mentalidad ‘humanitaria’. Un trabajo radical y revolucionario es lo que se necesita. Salir de la estrecha visión eurocéntrica de la semántica hacia la acción política. No son sólo Asad y los islamistas los que están matando al pueblo sirio, lo son también los sistemas internacionales, como el régimen de fronteras de la UE y las mafias internacionales de ayuda humanitaria, por citar sólo algunos. No se trata sólo de Siria, ni de si es “sólo una alejada guerra civil”. Están muriendo aquí, en las fronteras de la UE, y están en los campos de detención de inmigrantes de la UE. Si no es por Siria, o por convicción en la revolución siria, o por el derecho de cada pueblo, sea el que sea, a rebelarse, tendrá que ser por coherencia con nuestras convicciones políticas. Nuestra lucha en el frente UE es necesaria. Hablamos de un pueblo que se irguió contra una dictadura brutal, sólo para ver que tiene que sobreponerse al mundo entero. Un mundo de injerencias internacionales, sea en forma de milicias islamistas, ayuda internacional, o paternalismo izquierdista. Un mundo de fronteras cerradas y gobiernos cómplices que una vez más ponen su beneficio por encima de la vida. Un mundo de apatía. Esto es a lo que están haciendo frente lxs sirixs y lxs palestinxs en Siria. Asuntos que no sólo se refieren a Siria, sino que están relacionados con luchas locales e internacionales entrelazadas.

Hoy es más difícil que nunca para la Izquierda Europea poder reclamar que el campo anti-Asad está vacío de personas que encajen en la definición eurocéntrica y clasista de gente digna de solidaridad. Están ahí, y sus nombres y rostros están en todas partes. También es difícil negar que hay una fuerza considerada como una amenaza tanto por Asad como por los islamistas. Se ha hecho difícil empujar a Siria al olvido de geografías lejanas, ya que Siria está ahogándose aquí mismo, en las fronteras de la UE. Lo que queda por ver es cómo va a reaccionar ahora la Izquierda Europea con cada vez menos excusas que justifiquen su impotencia revolucionaria no sólo respecto a Siria, sino también en sus propios frentes relacionados con la cuestión siria.

1 Comment

  1. Las Naciones Unidas no les van hacer casó porque El odio del mundo para los musulmanes hacen provocar peleas contra los Ismalicos y los Políticos Sionistas también hacen que no se pongan de acuerdo para que estén peleando , para estén en un estado permanente de agotamiento ,mental, físico,espiritual, y económico, muchos morirán de hambre,otros heridos , eso lo que quieren muchos políticos del mundo, si cren en un Dios pídanle que les den La Paz que tanto necesitan y armonía .

Leave a Response

Please note: comment moderation is enabled and may delay your comment. There is no need to resubmit your comment.

rssBlog EntriesComments